Una web personal... ¿para qué?


    Ahora que ya están más que instaladas las redes sociales, ahora que las páginas web han quedado meramente como escaparate empresarial, ahora me decido y creo mi propia página en la red. Quizá mi tendencia hacia lo clásico y romántico ha tenido gran culpa de ello. Y es que, a pesar de los grandes avances que estamos viviendo en cuanto a tecnología virtual se refiere yo sigo siendo amante de las cosas que un día me hicieron sentir bien. Además, es una forma de asegurarme de que quien decida leerme lo hará por voluntad propia y no porque el facebook “le obligue” pues sin introducir el dominio en la barra exploradora no será posible llegar hasta este rincón.

        Un rincón que aprovecharé para contar vivencias, experiencias, situaciones que durante todos estos años en los que llevo en contacto con eso a lo que llamamos “Misterio” he tenido la oportunidad de sentir y vivir. Y las contaré con la misma emoción con la que un día se presentaron ante mi, intentando contagiar al lector para que pueda recrear durante la lectura parte de aquella experiencia, sin añadidos innecesarios pero con todos los ingredientes y condimentos de un buen puchero paranormal. Porque de eso va esto. De cosas extrañas que suceden, que por mucho que algunos intenten ridiculizarlas sabemos, los que algo sabemos, que están ahí, pese a quien pese, que no son frecuentes, que no suceden a diario, que pelean por separarse de los muchos fraudes con los que comparten existencia, que no todo el mundo las presencia pero que, en definitiva, están.


        No hay nada tan bonito y gratificante como contar historias, aunque solo sea para desahogar tu necesidad de transmitir y compartir lo que para ti ha sido importante, aquello con lo que te has maravillado, sobrecogido o acongojado (por no cambiar las sílabas). Compartir el inmortal momento de una fotografía, recordar un programa de radio, ofrecer a los demás aquella “voz” que te quitó el sueño durante días, volver a examinar si aquella figura era realmente un fantasma. Anécdotas, sustos, situaciones comprometidas, lo que hasta ahora había sido parte de tu secreto... Todo ello con el añadido de aquellas secciones que son atractivas tanto para el lector como para mi mismo.


        Esta es una historia que comienza ahora por lo que algunos contenidos aún no están disponibles. Quiero ir despacio, saboreando cada cosa que escriba pues no quisiera caer en el error de convertir este lugar en un acúmulo de contenidos sin contenido, pretendo escribir desde “lo humano”.


        Así pues me alegro que estés ahí...



               Pedro F


       

VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPALIndex.htmlshapeimage_1_link_0